Váyanse todxs a cagar

Un texto en clave rabieta de nuestra nueva colaboradora.

Caramella Mu*

Mujer de pie sobre una hoja de Yrupẽ en el Jardín Botánico de Missouri, en 1902.  Imagen de dominio público: http://www.mobot.org/mobot/archives/image.asp?filename=GPN1983-0186.tif&returnto=/mobot/archives/results.asp

 

Sigue el verano, pasaron las internas, ya sabemos un poco del futuro, por lo menos ya intuimos el color que tendrá. Sabemos también que a este paso el verano no se irá nunca y lo único que florecerá, es el desierto (gracias, Sonia Cabrera, por esta imagen que leí en el Facebook).

Lo que se viene no será distinto porque este es el nuevo orden de cosas. No ha cambiado mucho, solo se ha enrevesado más, se ha maquillado en algunas cosas y se ha vuelto más sofisticado en otras. El autoritarismo ya no se muestra tan claramente, ahora dice respetar ciertas cuestiones, ahora en realidad no te deja salida. Y el Estado es una empresa más, un negocio, el presidente, una especie de CEO.

Todo está en ruinas, a pesar de los edificios de la Avenida Santa Teresa (son ruinas también, en otro sentido). En IPS ya no te atienden el teléfono para poder pedir turno, y es que COPACO ya no invierte en absolutamente nada. IPS y COPACO, futuras privatizaciones. Es lo mismo que cualquier casa patrimonial:  no la arreglo, la descuido y se cae. Entonces hago un edificio lleno de blindex y porcelanato brilloso que dé más renta. Y eso también porque el aparato público, llámese gobierno central o municipal, no es que dé demasiadas facilidades para poder mantener lo patrimonial.

Al Estado, al final, le interesa hacer negocios, todo el resto es la fachada que hay que mantener. Aunque en Paraguay la inversión en fachada es mínima. Les da bastante igual, somos sumisos y aceptamos hasta la suba del pasaje con un sueldo de mierda. Es que siempre sobra el mes y no el sueldo, como dice ese chiste bastante terrorífico por real.

Y ahora salen las listas para las próximas elecciones y miro las caras, muchas caras repetidas: ya hicieron todo mal, por qué sería distinto en un nuevo periodo, no tengo idea. Dicen que hay que darle oportunidad a las figuras nuevas, pero si en lo que se desempeñaban antes de entrar en la política dejaban mucho que desear, por qué por ejemplo sería diferente al ocupar escaños. ¿Habrá que darles la oportunidad de que entren a negociar?

No hay personas que no hayan transado, amañado, traficado. Y ese es el modelo. Y a algunos les extraña que el resto de la sociedad seamos reacios a cumplir normativas, pagar impuestos, respetar al peatón y al medioambiente.

La verdad, que se vaya todo a cagar. Esa es la primera cosa que se me ocurre. Que explote todo y que gobiernen los yrupẽ, por lo menos son más hermosos.


* “Lo que ves, es lo que hay. Y si no lo ves, es porque te lo tapan los edificios”.- Charly García

email

Facebook

Comentarios en Facebook

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*