EL ÚLTIMO FUSILADO DE PARAGUAY

EL ÚLTIMO FUSILADO DE PARAGUAY

“Yo, Gastón Gadin, habiendo planeado el asesinato de mis padres…” Un caso de parricidio del siglo XX en Villa Morra, Paraguay[i]

 

Por Jorge D. Contrera

 

Una reseña sobre el libro Gastón Gadin. El último fusilado, de Juan Marcos González García y Atilio Fernández Celauro, que analiza la pena de muerte en el Paraguay a través de uno de sus casos más paradigmáticos: el parricidio que habría sido cometido por Gastón Gadín en Villamorra, a principios del siglo XX.

 

Gastón Gadín

González García, Juan Marcos y Fernández Celauro, Atilio. Gastón Gadin. El último fusilado. Asunción: Intercontinental, 2016, 232 páginas.

“Los juicios mediáticos o paralelos se han transformado con el correr de los años en un verdadero peligro para la sociedad, restando de esta manera independencia al órgano constitucionalmente creado para impartir justicia” (Gastón Gadin. El último fusilado)

 

Existen acontecimientos particulares que por su gravedad, rareza o impacto quedan grabados en el imaginario colectivo de una sociedad; hechos que con sus mutaciones propias se transmiten de generación en generación y que se convierten en cuasi-leyendas, plagadas de apreciaciones subjetivas que se fueron adhiriendo al relato con el paso del tiempo. El caso Gastón Gadin puede incluirse dentro de esa gama de sucesos que causaron pavor a la sociedad paraguaya de principios del siglo XX. Por ello, ha entrado a formar parte de su tradición oral y ha sido representado en teatros, radionovelas, canciones, etc. Sin embargo, escritos historiográficos sobre dicho evento fueron prácticamente nulos, quedando a merced de la oralidad su conocimiento. Este vacío viene a llenarse en parte con la oportuna obra que Juan Marcos González García y Atilio Fernández Celauro[1] realizaron sobre aquel parricidio, a casi cien años del desenlace del caso.

El libro publicado por González y Fernández es producto de un trabajo minucioso sobre un macabro acontecimiento ocurrido el 26 de julio de 1915: el asesinato del matrimonio Gadin-Lacour en la localidad de Villa Morra. El suceso no sólo impactó a la sociedad asuncena por la cruel forma en la que fue ultimada la pareja de franceses, sino porque el autor moral resultó ser el propio hijo del matrimonio: Edmundo Nicolás Gadin Lacour, más conocido como Gastón Gadin.

Luego de un largo proceso judicial, tanto él como el autor material del crimen fueron condenados a la pena capital a principios de diciembre de 1917. En ese sentido, la intención de la obra, según los propios autores fue la de resaltar que Gadin fue condenado a muerte de forma ilegal, además de desmitificar las historias que se fueron tejiendo alrededor suyo.

Para lograr su cometido, los autores realizaron una meticulosa investigación teniendo como base de buena parte de la obra el expediente del Proceso Nº1.117 que fue hallado en el 2008 en los Archivos de los Tribunales de Asunción[2]. Además, echaron manos a una voluminosa bibliografía, legislaciones y publicaciones periodísticas de la época, que permiten tener un panorama bastante completo del luctuoso hecho.

La obra está estructurada en ocho capítulos. Los primeros cinco abarcan la llegada de la familia Gadin-Lacour al Paraguay; la descripción del crimen; el juicio propiamente dicho; un apartado sobre la edad de Gadin y  el fusilamiento. En el sexto capítulo se realiza un rastreo descriptivo sobre la pena de muerte en Paraguay. El penúltimo capítulo trata sobre la opinión pública en el caso Gadin, y, el último, sobre la sucesión de los bienes de la familia Gadin luego del fusilamiento.

Como se ha señalado, el propósito principal de la obra de González y Fernández fue la de resaltar la ilegalidad del fusilamiento de Gadin, pero también se pueden distinguir por lo menos otras dos ideas motrices: las debilidades del sistema judicial de principios del siglo XX y la enorme presión social y mediática ejercida sobre el juicio, que lo convirtió en un “juicio mediático” (p. 220). La primera idea, al igual que la última, puede encontrarse siguiendo la línea interpretativa de los autores, mientras que la intermedia, es una interpretación particular de quien suscribe. ¿En qué se sostienen dichas premisas? Intentaremos explicarlas con el análisis de la obra.

Los autores: Atilio Fernández Celauro y Juan Marcos González García.

Los autores: Atilio Fernández Celauro y Juan Marcos González García.

En primer lugar, la obra narra que el matrimonio Gadin-Lacour llegó al Paraguay en 1912 y se asentó en Villa Morra. Con ellos venían Gastón y Lorenza, sus hijos. Al parecer, las relaciones entre Gastón y su padre no fueron de las mejores, a tal punto que el joven francés llevaba más la vida de un peón de la quinta que la del  hijo de un acaudalado. Las relaciones se deterioraron incluso más cuando Gastón se enamoró de una joven humilde[3], pariente de un peón de la quinta. Dicha relación amorosa no fue bien vista por sus padres, por lo que la misma se convirtió en una obsesión para el futuro parricida. Ante esta situación, llegó a idear el asesinato de sus padres[4], recurriendo para el efecto a un ex-peón de la quinta y amigo suyo[5]. El crimen se efectuó en la noche del 26 de julio de 1915. Luego de asesinar a hachazos a los esposos, los autores prendieron fuego a la habitación con el propósito de quemar evidencias del doble asesinato. Sin embargo, pocas horas más tarde, la policía ataría cabos y terminaría apresando a los responsables. Estos eventos se hallan descritos en los dos primeros capítulos de la obra.

Ahora bien, para sostener el carácter ilegal del fusilamiento de Gadin, es crucial lo desplegado en los capítulos tres y cuatro de la obra. El tercer apartado, titulado “El juicio”, se inicia con un rastreo del sistema judicial imperante en ese entonces en el Paraguay, destacando la vigencia del cuerpo legal confeccionado por Teodosio González, el primer codificador nacional. Las leyes vigentes concebían el parricidio como un delito que se pagaba con la pena de muerte[6], que se suplía con treinta años de penitenciaría en caso de que el condenado fuera menor de edad[7]. Éste era el caso de Gastón Gadin.

Sin embargo, se deduce que la edad del parricida se convirtió en un tema engorroso durante el proceso judicial, puesto que si bien fue reconocida su minoría de edad en un principio —recurriendo inclusive a estudios médicos para el efecto[8]—, el Tribunal del Jurado desconoció llamativamente dicha realidad, sentenciando a ambos a la pena máxima. Dicha sentencia fue confirmada por el Tribunal Superior de Justicia, a pesar de las sesudas argumentaciones de uno de sus miembros. En este punto particular se pueden observar las debilidades del sistema judicial paraguayo de principios del siglo  XX. Sus representantes se dejaron guiar por la presión popular y mediática, siendo ya condenados muy de antemano los incriminados. En un breve capítulo, el cuarto, los autores analizan la edad de Gadin, y llegan a la concluyen afirmando la “ilegalidad del fusilamiento judicial cometido por el Estado paraguayo” (p. 150).

Con relación a la gran presión popular y mediática sobre el juicio, los autores desplegaron en su obra una serie de notas periodísticas en las que puede observarse la “mediatización” del juicio. Los periódicos tomaron partido en el asunto y con descripciones novelescas del lúgubre episodio reclamaban “el supremo rigor de la ley para los dos miserables”[9]. En las líneas periodísticas puede notarse claramente el pedido de la pena capital para ambos procesados. Por ello no es de extrañar que una vez conocida la sentencia de muerte, uno de ellos haya manifestado lo siguiente: “aplaudimos (…) la eliminación de los miembros gangrenados de la sociedad”[10]. Ante este escenario, la crítica a la pena capital desde el periodismo de la época era la excepción. A partir de este estudio, realizado en el séptimo capítulo de la obra, los autores alegan que los “medios de gran circulación en el país realizaron una abierta campaña en contra de los procesados” (p. 212). El fusilamiento de los reos, detallado en el capítulo quinto, se convirtió en un verdadero espectáculo público, en el que la sociedad asuncena “sació” su sed de justicia… ¿o venganza?

Para complementar la obra, González y Fernández realizan en el capítulo sexto una breve reseña sobre la aplicación de la pena de muerte en Paraguay desde la época colonial hasta principios del siglo XX, en la que los mismos encontraron ciertas similitudes entre el sistema judicial de la época francista y el periodo hispánico. Es de destacar también la descripción de la aplicación de la pena de muerte por traición a la patria durante la Guerra Grande.

En el último capítulo, el octavo, se realiza un interesante aporte historiográfico al descartar la idea de que Estado paraguayo había heredado los bienes de la familia Gadin, afirmando que sí hubo una única heredera de los mismos.

En conclusión, la obra presentada por González y Fernández posee una riqueza informativa que nos invita a seguir hurgando en este caso particular —y en otros similares— que impactó a la conservadora sociedad asuncena de principios del siglo XX. Es de aplaudir entonces la aparición de obras biográficas que trascienden las figuras políticas, militares o artísticas. Por esa razón, se resalta nuevamente que Gastón Gadin. El último fusilado es un aporte muy importante para la historiografía paraguaya; no solamente por los aspectos ya señalados, sino también porque a través de sus líneas podemos mirar de manera retrospectiva cómo buena parte de la sociedad y la prensa asuncenas sostenían la ejemplaridad de la pena de muerte, idea consideraba ya en ese entonces por sectores más críticos como un absurdo fundamento. Si la Historia ha de servirnos para la comprensión del presente, también debe ser útil para no cometer los mismos errores del pasado.

 

 

NOTAS

 

[i]  Título adaptado de la obra: Yo, Pierre Rivière, habiendo degollado a mi madre, mi hermana y mi hermano… Un caso de parricidio del siglo XIX presentado por Michel Foucault. En la misma se realiza un despliegue documental pormenorizado sobre un triple homicidio cometido por el joven francés Pierre Rivière el 3 de junio de 1815. La obra había surgido con el propósito de estudiar las relaciones entre la psiquiatría y la justicia penal.

[1] Juan Marcos González García es abogado por la Universidad Católica Nuestra Señora de la Asunción. Con la tesis Crisis del presidencialismo en Paraguay. Un análisis del impeachment obtuvo el título de Máster en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales (Universidad de Calabria, Italia). Tiene otros estudios de postgrado en la Universidad Complutense de Madrid y en la Universidad de Buenos Aires. Fue premiado con el Primer Premio en el Concurso Nacional de Ensayos Crónicas del Bicentenario por su obra El crimen del Cine Splendid. Stroessner, los nazis y el Paraguay de la década del 60. Es coautor de El Caso Gastón Gadin. El último fusilamiento judicial en el Paraguay. Por su parte, Atilio Fernández Celauro es también abogado por la Facultad de Ciencias Jurídicas y Diplomáticas de la Universidad Católica Nuestra Señora de la Asunción, posee estudios de postrado en Diplomado en Contrataciones Públicas, Especialización en Derecho Administrativo (Universidad de Salamanca) y Diplomado Internacional en Derecho de la Energía, Comercio y Medio Ambiente. Además, en el 2004 fue Director del Consejo Editor de la Revista Jurídica del Centro de Estudiantes de Derecho de U.C.A. Fue coautor del  libro El Caso Gastón Gadin…escrito con el profesional citado primeramente.

[2] Como consta en el libro (p. 232), el Proceso Nº 1.117 denominado “Gastón Gadin y Cipriano León s/ Homicidio en Villa Morra” se halla en la actualidad expuesto en el Museo de la Justicia del Centro de Documentación y Archivo para la Defensa de los Derechos Humanos, en el Palacio de Justicia (Asunción).

[3] Ana Basilia Mayeregger, contaba con 21 años cuando Gastón Gadin ideó el asesinato de sus padres. Era sobrina de un peón de la quinta: Carlos Mayeregger. Luego del asesinato fue detenida pero posteriormente liberada al no encontrarse su culpabilidad en el suceso (pp. 35-36).

[4] En ciertos pasajes de la  obra, se menciona que Gastón Gadin afirmaba que el asesinato de su madre no estaba en los planes.

[5] Cipriano León, nacido en 1891 en la ciudad de Mbuyapey (Paraguarí). En 1915 entró a trabajar en la quinta del padre de Gastón Gadin, con quien entabló amistad. En la época de la ejecución del crimen trabajaba como carnicero y estaba casado con Ventura Cáceres, con quien tenía una hija (pp. 36-37).

[6] Artículo 338 del Código Penal, elaborado por Teodosio González.

[7] Artículo 64 del Código Penal, elaborado por Teodosio González.

[8] Esta situación  llevó al fiscal acusador a solicitar los treinta años de cárcel para Gastón y la pena capital para Cipriano León.

[9] Diario La Tribuna, sábado 31 de julio; “Justicia”, p. 204.

[10] Diario El Nacional, jueves 29 de noviembre: “La pena de muerte”, p.210.

email

Facebook

Comentarios en Facebook

77 Comentarios to “EL ÚLTIMO FUSILADO DE PARAGUAY”

  1. Apotheek prijs duitsland, http://www.dalehebertrealtor.com/apotheek/procelac , online bestellen rotterdam.

  2. Kopen belgie den haag, http://harrielle.com/apotheek/permethrin , rotterdam kosten.

  3. Kopen apotheek nederland den haag, http://www.musiconwheels.us/apotheek/celtium , online kopen duitsland.

  4. Kopen in winkel rotterdam, http://www.freedomshack.us//?page_name=rifaximin , pillen kopen in winkel belgie.

  5. Goedkoop bestellen kopen, http://www.tomirizarry.com/wp/?page_name=mebutan , kopen nederland den haag.

  6. Verkkoapteekki viron, http://www.nlwpartners.com/apteekki/kalcipos – Käsikauppalääke pori.

  7. Kopen den haag amsterdam, http://www.hillbillyjim.com/apotheek/esita , prijs apotheek belgie nederland frankrijk.

  8. Kopen goedkoop marktplaats, http://www.jenniferjacula.com/blog/apotheek/aknemycin , te koop in nederland belgie.

  9. Aanbieding den haag, http://www.bambooskates.com/apotheek/dridase , kopen zonder recept belgie.

  10. Frankrijk kopen, http://www.cube-software.com/apotheek/benfotiamine , kopen zonder recept apotheek amsterdam.

  11. Bestellen online nederland, http://www.jenniferjacula.com/blog/apotheek/clobetasol , kopen nederland duitsland.

  12. säljes Sverige priser, http://www.alirezajafarzadeh.org/apotek/differin , köp receptfritt recept.

1 2

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*