Tensión y temblor: la arquitectura de un imaginario

Tensión y temblor: la arquitectura de un imaginario

Jhoel D. Esquivel reseña el libro Relaciones entre autoritarismo y educación en el Paraguay: 1869-2012. Un análisis histórico, editado por el SERPAJ-PY, cuyo segundo volumen corresponde a los años 1931-1954, con autoría de David Velázquez.

 

Por Jhoel D. Esquivel

 

En el primer volumen (1869-1930) de este proyecto de investigación, David Velázquez nos conectaba retrospectivamente con el terreno de la postguerra y el periodo liberal de la historia del Paraguay con el propósito de rastrear las regularidades discursivas articuladas entre el autoritarismo y la educación. En el segundo volumen (1931-1954), el autor nos introduce en el conflictivo contexto de dicho periodo, con el objetivo de explicar los acontecimientos que fueron configurando nuestras maneras de entender y pensar el pensamiento socio-político y educativo.

Siguiendo el esquema de la primera entrega, el autor nos demuestra una vez más el rigor de análisis, y el dominio de las técnicas de recolección de información al poder sortear las dificultades de acceso a las informaciones sobre la educación —en este caso—, invitando, a la vez, a seguir investigando más sobre la educación dentro de este periodo a fin de ir ampliando nuestra visión sobre las prácticas educativas encorsetadas por los regímenes políticos entre 1931-1954.

No obstante, queda registrada la estrategia de análisis aplicada por el autor para la selección de los documentos más representativos de dicho  periodo como: los documentos oficiales, los decretos y leyes promulgadas en las instituciones educativas, las revistas circulantes y algunas fotografías que en su conjunto, de manera caleidoscópica, reflejan y reenvían los modelos operantes de la arquitectura de un imaginario histórico.

En el primer capítulo el autor nos ofrece una detallada descripción del contexto político de los años 20 que precede al periodo de la reforma educativa (1931-1954), teniendo como punto de inflexión el momento de disputa por la memoria histórica tras la Guerra de la Triple Alianza (1864-1870) cuya premisa giraba en torno a la “reivindicación” o “denigración” de la figura del Mariscal Francisco Solano López, como punto de emergencia de las posiciones ideológicas categorizadas entre “lopistas” y “anti-lopistas”,  “patriotas” y “legionarios”.

Dichas posiciones o significantes políticos —como bien los podríamos entender— en esta reseña  aterrizan sobre el escenario de la educación cobrando una fuerza decisoria en la gestión de las políticas educativas y el contenido del discurso nacionalista bajo dos formas en disputa. Por un lado, se trataba de un nacionalismo con características guerreras y heroicas, mientras que por otra se describía como un nacionalismo cívico liberal que abogaba por el respeto a las leyes y las instituciones promovida por la escuela activa teniendo como fundador a Indalecio Cardozo. En pocas palabras, como señala el autor, sería la primera forma la que regiría como el modelo paradigmático de organización de la sociedad para dicha época.

En el segundo capítulo, el autor nos explica cómo se fueron modificando las perspectivas en torno a la educación a partir de los cambios del concepto de enseñanza en la construcción del sujeto de la educación entre la niñez, pubertad, adolescencia y juventud, capturando de esta manera una de las aristas que nos aproximan al enfoque y las pedagogías implementadas.

En el tercer capítulo, el texto nos sitúa en el periodo intermedio de la Guerra del Chaco (1932-1935) para recrearnos las tensiones y los cambios socio-políticos y educativos que se fueron dando, resaltando a la vez el impacto que dicho evento tendría para la afirmación de la ideología autoritaria posteriormente. Asimismo, en este apartado se destaca los efectos que tendría dicho evento, ampliado en gran medida la oportunidad para la mujer en términos de movilidad social y diversificación.

En el cuarto capítulo, el autor  extrae y hace visible la permanente participación en el ámbito político e influencia de las mujeres paraguayas como un enunciado histórico muchas veces ninguneado en las interpretaciones históricas[1] que, si bien ya se daba a principios de la década del siglo XX,  tras la Guerra del Chaco siguieron siendo remarcables.

En el quinto capítulo, nos describe el momento de quiebre del régimen liberal y la  transición hacia un tipo de ideología autoritaria y militarista que cambiaría de lugar para ir ingresando en el discurso operativo del Partido Colorado posteriormente. Se podría decir que dicha época se describe como una época remarcada de guerra de decretos entre las revoluciones y los golpes militares.

En el sexto y séptimo, nos explica cómo se configura y planifica la arquitectura de un Estado autoritario que a partir de la creación del Ministerio de Educación y Culto fueron direccionando los modelos educativos a ser aplicados. Seguidamente, nos muestra la influencia del nacionalismo heroico como uno de los valores fundamentales dentro del paradigma educativo que, traería consigo una nueva manera de imaginar y educar a la niñez de la época. Como bien lo resalta el autor, dicho nacionalismo tenía como objetivo reivindicar la memoria de un pasado de guerra, rememorando a los “héroes” y a los niños mártires de la batalla de Acosta Ñu, por ejemplo.

El octavo capítulo se enmarca en el periodo tumultuoso —como describe el autor— entre 1947 al 1954, donde el Partido Colorado, tras la revolución civil del ‘47 retornaría al poder de la mano del General Alfredo Stroessner para instalar su hegemonía política hasta el 2008. Indistintamente de que no se dieron grandes cambios en términos de educación debido al contexto conflictivo de la época, hay que señalar los tipos de enseñanza que se promovían durante el periodo estudiado con un corte militarista, autoritario y conservador.

En el noveno y último capítulo, el autor rescata los cambios que se fueron dando en torno a la aceptación del idioma guaraní tras sus rechazos a partir de los estudios etnográficos producidos en este periodo por Guido Boggiani y Moisés Bertoni que, como señala el autor, fueron claves para la reivindicación y el surgimiento de lo que vendría a describirse como un “nacionalismo étnico-lingüístico”.

Si se tuviera que evaluar hasta el momento el avance y los aportes de este proyecto que tiene por delante otros dos periodos históricos más de intervención, se podría decir que el mismo viene contribuyendo a la ampliación de nuestra visión histórica sobre la educación y sus desventuras a modo de ir comprendiendo los efectos de ciertas prácticas sociales y políticas que nos contienen en el presente.

De igual manera, otra de las apreciaciones que se podría resaltar es la modalidad de lectura aplicada en dicho estudio para el análisis histórico del pasado, explorando expresiones olvidadas como es el caso de cubrir un vacío dentro de la historiografía paraguaya al historiar sobre la educación y su relación con el autoritarismo en el Paraguay.

 

[1] Cuestión que desde luego viene siendo superado con las producciones historiográficas al respecto.

email

Facebook

Comentarios en Facebook

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*